Historia.

 

En 1940, durante un viaje de exploración, Don Joaquín Roche Martínez descubrió una zona con gran potencial para la producción de sal de mar la cual fue llamada “Las Coloradas”. Esta franja costera está ubicada en la costa norte de la península de Yucatán en el mismo y ancestral estero salino donde los mayas extraían el mineral desde hace más de 2 mil años.

 

En su inicio, como todas las grandes culturas sedentarias,  la civilización maya se vio obligada a conseguir fuentes alternas de sodio para su alimentación. Fue justamente en Las Coloradas, bajo el nombre maya de “Emal”, donde se cosecharon grandes cantidades de sal que dieron vida a los pueblos y comercios de Centroamérica. Chichén Itzá, Cobá, Uxmal, Edzná y Tikal, al igual que lugares más alejados como Copán, Izabal y las islas del Caribe, fueron los sitios donde la cultura maya dominó con su comercio.

 

Hoy en día, la población de Las Coloradas vive y trabaja dedicada a la explotación del mineral manteniendo la ancestral armonía con el medio ambiente que le garantiza elevada calidad de vida y una fuente de bienestar para sus familias y su comunidad.

 

Posteriormente, en el año de 1946, Don Joaquín Roche Martínez junto con su hermano Roger Roche Martínez fundaron la Industria Salinera de Yucatán S.A. de C.V. y al mismo tiempo, comenzó el gran desarrollo del poblado que se apoyaba en las labores industriales.

 

Durante su primera década, la empresa obtuvo la sal mediante técnicas tradicionales de extracción por evaporación concentrada. Levantó cosechas de 5 mil toneladas anuales que eran desplazadas por vía marítima hacia los puertos de Yucatán y Veracruz. Tiempo después, los mercados comenzaron a exigir sal de alta calidad electrolítica, por lo que la Industria Salinera de Yucatán S.A. de C.V. adaptó y perfeccionó sus procesos productivos para lograr la calidad requerida por sus clientes.

 

En 1949, se instaló la primera refinería al alto vacío que amplió el margen de calidad en los productos de laboratorio y sales de mesa. Con la introducción de nuevas tecnologías, en 1954, la cosecha aumentó de 5 mil a 80 mil toneladas anuales. Para 1970, se inauguró una vía terrestre con la que se accedió a los mercados del sur y centro de la República Mexicana directamente desde Las Coloradas.

 

En la década de los años ochenta, la producción alcanzaba las 500 mil toneladas anuales de sal a granel y gran variedad de productos terminados y envasados. Todos ellos, con la más alta calidad de los estándares mundiales.

 

En los años noventa, se incorporaron sistemas de mejora en biotecnología salina que, sumados a las inversiones del presente siglo XXI, permiten cosechar 750 mil toneladas anuales.

 

En los últimos años, se ha invertido una gran cantidad de recursos económicos para comprar maquinaria y equipo de última generación que nos permita modernizar nuestras plantas de proceso y los equipo de campo. Esto nos permite aumentar nuestras producciones y obtener los diferentes productos según la demanda de nuestros clientes.

 

Además, a partir del año 2010, la empresa incursionó en un sistema de mejora continua permanente con el objetivo de mejorar nuestros procesos, mejorar la comunicación interna y dar satisfacción individual y colectiva dentro de la empresa.

 

Actualmente en México, ISYSA ocupa el segundo lugar dentro de las empresas productoras de sal de mar por evaporación solar y es líder nacional en producción de sales en grano para la industria y comercio de México, siendo así proveedor de muchas de las principales empresas del país.

 

Su prestigio y posicionamiento se ha logrado con productos de los más altos estándares de calidad mantenidos durante las siete décadas transcurridas desde sus inicios hasta la fecha.

 

Grupo Industrial Roche   ventas@isysa.com.mx

Aviso de privacidad         Copyright Grupo Industrial Roche